Silogismos, lógica de proposiciones, lógica de predicados, inferencias probabilísticas, todo puede ser representado con una sola herramienta. La razón es una.

Puedes empezar desde cero con la introducción, o puedes pasar al segundo vídeo en el que se explica la arquitectura de las redes tal y como se han publicado en el libro de la Academia Mexicana de la Lógica Rutas didácticas, que puedes encontrar en la página de publicaciones de este sitio.

Una introducción a las redes más breve que la anterior:

Una vez que conocemos la estructura de las redes y los principios de la inferencia podemos comenzar a resolver silogismos en los que los juicios comunican estados de cosas que, en base al enunciado, se dan de hecho.

Si elimináramos el color azul que expresa que hay evidencia relativa al enunciado, lo que nos quedaría serían juicio analíticos acerca de las posibilidades que configuran nuestro espacio mental.

Podemos definir los conectores desde la perspectiva de las posibilidades admitidas en tanto que posibilidades y desde la perspectiva de los hechos que se ajustan a dichas posibilidades. No es lo mismo realizar inferencias sobre posibilidades que hacerlas sobre hechos.  Yo puedo admitir la posibilidad de tener alumnos vagos, y decir que si tuviera alumnos vagos les suspendería. De donde se sigue que si tuviera alumnos que no suspenden no serían alumnos vagos. No obstante,  si digo que es falso que tengo alumnos vagos no se sigue que de hecho tenga que tener alumnos que no son vagos, ya que podría ser el caso que este año no tenga alumnos. Otra cosa es hablar sobre hechos: si ahora digo que tengo alumnos que es falso que sean vagos, puedes inferir que de hecho tengo alumnos que no son vagos.

Podemos ver un resumen de la definición de los conectores en los circuitos de expectativas cuando solo comunican las posibilidades admitidas en la red.

En los esquemas lógicos, cuando describamos hechos pondremos una interrogación en las posibilidades ni verificadas ni refutadas. Por ejemplo, si digo que mis alumnas son trabajadoras, pondremos interrogación a la posibilidad de que mis alumnos trabajen. pero cuando hablemos de meras posibilidades, podemos ahorrarnos las interrogaciones.

Podemos ver cómo formalizar el condicional en el siguiente vídeo.